Archive for the ‘Televisión’ Category

DEXTER

julio 10, 2008

Hoy quisiera hablar de una serie de TV: Dexter. Una primera lectura nos hace que esta serie sea algo original. Estamos tratando de una persona que no tiene ninguna capacidad empática con el resto de su especie. En resumen, un psicópata. Este psicópata ha interiorizado una serie de normas que su padre adoptivo le enseñó una vez observó el carácter de su hijo.

Desde ese momento Dexter toma una vida que consiste en simular que es normal, para posteriormente ir soltando su necesidad de matar en función de la maldad de los escogidos para su necesidad. Es un guión interesante, pero lo interesante será hacer un enfoque moral de este personaje.

Es importante realizar el experimento moral desde una premisa que supone que realmente sabemos los impulsos de Dexter cuando se comporta como se comporta. Dicho de otra manera, mientras que en la realidad jamás sabemos si alguien está actuando realmente por lo que parece o por lo que dice, en el caso de Dexter vamos a suponer que sí sabemos su motivación más profunda, dando la credibilidad a su voz en off.

Desde este momento hagamos dos enfoques, el consecuencialista (utilitarismo directo) y el voluntarista (Kant). Trataremos, igualmente, dos aspectos de tratamiento de Dexter: a) ¿Es autónomo? y b) ¿Agrega bienestar al mundo? Una vez hayamos respondido estas preguntas podremos saber si Dexter (o que exista o existiese) es bueno desde un análisis moral

¿Es Dexter autónomo? Desde un punto de vista kantiano Dexter sólo sería autónomo si se moviera por su foro interno, por tanto sería autónomo si matara siempre que le pareciese y sin controlarse. Claro, que el voluntarismo intenta resolver esta paradoja diciendo que no sería autónomo si no es racional, y sólo sería racional si se comporta de forma buena. ¿No es racional un tipo capaz de cubrir sus crímenes de tal forma que no le puedan encontrar? No, para los voluntaristas no sería racional, puesto que se deja llevar por sus más bajos instintos, por lo animal que hay en él. Dicho de otra forma, nos comportamos de forma autónoma sólo cuando nos comportamos como el sistema de moralidad nos indica, y como Dexter no se comporta así porque para ese sistema Dexter queda fuera, no es autónomo.

No estamos diciendo que, al dejarlo fuera, el sistema de moralidad sacrifique extensión por coherencia. Deja fuera a Dexter porque lo evalúa como no humano, porque un humano no puede hacer lo que hace Dexter, aunque sea más difícil imaginar a cualquier otra especie que no sea homo sapiens realizando las obras que realiza Dexter. Por otro lado Dexter actúa de forma claramente heterónoma, puesto que ha interiorizado el sistema que le presentó su padre, lo que lo hace aborrecible para el voluntarismo. Está reformado y actúa de forma controlada: una gran noticia para el consecuencialismo.

¿Qué diría un consecuencialista? El consecuencialista se iría al estado de cosas y podría extraer las siguientes conjeturas:

1. Desde que está Dexter, que trabaja como forense, se ha apresado a más asesinos, puesto que él sabe cómo actúan mejor que nadie, al ser él uno de ellos, aunque controlado.

2. Dexter nunca falla al reconocer a los suyos que han escapado a la justicia. Cuando los mata siempre mata a culpables, lo que sucede es que se toma la justicia sin aceptar que el monopolio de la violencia sólo puede quedar en manos del Estado.

3. Como Dexter asesina a los asesinos en serie, los asesinados en la ciudad de Miami se han reducido, puesto que cada muerte de un asesino en serie supone evitar unas 2 muertes más por año (poned la cantidad de muertos que nos ahorramos en función de la inventiva que cada uno tenga para asesinar).

4. Podemos concluir que, con Dexter, hay un mayor bienestar, puesto que se descubre a los asesinos, se elimina a los que matan (olvidemos el caso de que los asesinos a los que mata Dexter mataran sólo a gente que pudiera merecerse morir) y hay una mayor sensación de seguridad en la gente de bien de Miami.

Pero el consecuencialista tampoco preferiría a Dexter. Carece de empatía por el resto y ello hace que pueda resultar peligroso de controlar y habría que encerrarlo (pienso en Bentham). De esta forma, lo que agrega bienestar debe ser eliminado por su potencialidad de dejar de agregarlo.

Dicho  de otra manera, ¿qué hace que Dexter sea un personaje deseable (no sé si moralmente) si los sistemas teóricos de moralidad no tienen cabida para estos perfiles?

Quizá los sistemas haya que mejorarlos. Pero para mejorarlos y no arrastrar los errores que tienen quizá lo mejor no sea hacer síntesis que continuen los mismos errores, ya que Dexter parece despertarnos contradicciones al sentir de forma moral. Creo que por hoy ya he pensado bastante.

Anuncios

YO NO SOY NOTICIA

febrero 9, 2007

Y no soy noticia porque soy gris. Me muevo entre gente que es como yo, algunos sí que han destacado más, incluso salen en periódicos. La cuestión sería pensar cuál grado de proximidad me hace ser noticia o no. Si me caso con alguien parece que asimilo parte de su situación. El problema viene si mi relación viene dada. Pensemos en el hijo de un artista. ¿Es un personaje público? Parece que no. ¿Es la hermana de una periodista que luego se hizo princesa? No, salvo que ella decida aparecer. En caso contrario no es deseable el trato de personaje público a alguien que no ha decidido serlo. Tenemos derecho a manejar nuestra imagen y su proyección al exterior.

Luego existe una consecuencia de la posibilidad de proyectar nuestra imagen al exterior. Controlamos la imagen que queremos que los demás perciban de nosotros. Y a eso también tenemos derecho. A comportarnos de forma sadomasoquista y que el resto del mundo, salvo nuestra partener, no lo sepa. A que una hija tenga la imagen de su madre que ella quiso proyectar antes de su muerte, siempre que sea un personaje no público.

Triste lo que está sucediendo y lo que va a seguir sucediendo. Triste los que disfrutan de la tristeza de los sucesos. Tristes los que sufren que lo sucedido le suceda a todos.

MAYTE ZALDIVAR Y ALEVOSÍA

diciembre 27, 2006

Según la antigua fórmula española, también presente en la jurisprudencia italiana, entendemos a la alevosía como la comisión de un delito “a traición y sobre seguro“: Es el empleo de medios, modos o formas en la ejecución del hecho que tienden a asegurar el delito, sin riesgo para el autor de acciones que procedan de la defensa que pudiera hacer el sujeto pasivo o un tercero.

Esta es la definición de Wikipedia. Observemos una paradoja que se da en estos casos. Cuando, desde una entidad fuerte, como puede ser el Ayuntamiento de Marbella, se roba a sus ciudadanos (respetando el principio de inocencia no señalo ni a la del título). ¿Qué posibilidad de defensa tiene el ciudadano que ha sido robado? Cero.

Un gitano (por tocar arquetipos) roba un cd de un coche. Tú lo ves, llegas tarde y consigue escapar. El valor de lo robado es mayor en el primer supuesto, y la indefensión es superior (teniendo en cuenta que no ha habido riesgo para la vida del que vió al gitano).

Uno sale de prisión bajo fianza de X y el otro no. Uno tendrá un trato más duro por la ley que el otro. Uno se forrará con exclusivas al salir bajo fianza y podrá afectar el estado de opinión, el otro no.

Ahora acaba la aparición en la televisión de la Ex-alcaldesa. Pensemos en quienes hacen las normas y en cómo les afecta a los propios legisladores o quienes las aplican. Pensemos en cómo afectan a las clases que son minorías que no pintan nada en el momento de votar. Pensemos en si hay alevosía cuando nos roban sin poder defendernos, y si este supuesto se da en los casos que se han presentado u otros con aparición de personajes públicos.

MÁS “POLÍTICAMENTE CORRECTO”

diciembre 1, 2006

“LA AVT MUESTRA SU RECHAZO POR LAS PARODIAS DE HOMOZAPPING NEWS QUE TRATAN CON BANALIDAD LA LACRA DEL TERRORISMOMadrid, 29 de noviembre de 2006.- La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha recibido en los últimos días multitud de quejas tras la emisión de algunas parodias de HomoZapping News, emitidas en horario de prime time por Antena 3 Televisión, en las que se trata con banalidad el problema del terrorismo en nuestro país.Ayer mismo, en una de estas parodias aparecía un asesino de ETA encapuchado, extorsionando y exigiendo el mal llamado impuesto revolucionario. Para la AVT no es recibo que se tome a broma un hecho por el que mucha gente sufre cada día e incluso se ve obligada a abandonar el País Vasco. Tampoco es de recibo pensar que es gracioso, como pasó en otra parodia de este programa, que se utilice una bandera de ETA a modo de pareo, que se diga que ETA fue la encargada de matar al domador de cocodrilos, o que un etarra, responsable de multitud de asesinatos, sea un participante más en una parodia de “La rueda de la Fortuna”.¿Qué pasaría si, por ejemplo, este tipo de ‘gags’ se realizaran respecto a la violencia doméstica? Ni uno ni otro tema merecen ser parodiados de esta manera, ni de ninguna otra.La AVT es consciente de que los responsables de Antena 3 Televisión saben muy bien que el terrorismo ha causado y causa mucho dolor en España y en otras partes del mundo. Además, esta televisión ha demostrado con creces cómo se debe tratar a los asesinos de ETA. Por este motivo, la AVT espera que no se vuelvan a repetir episodios de esta índole y les invita a que hagan recapacitar a los responsables más inmediatos de estas parodias para que busquen otros temas para entretener y hacer reír a su audiencia, que a buen seguro los hay. ”

Acabo de reproducir una misiva de la AVT, acerca de la programación que emite Antena3. Ciertamente que me parece respetable el comunicado, pero desde ese respeto es el momento de observar lo resistente que es a la crítica.

¿Qué es la AVT para decidir lo parodiable y lo que no es? No lo es la violencia de género ni el terrorismo. O sí. Lo primero que hemos de pensar es la razón última del comunicado, las quejas que se han recibido. ¿Y si me quejo yo de que no me gusta Dolce Vita, han de retirarlo? Parece que la queja injustificada no ha de servir para censurar un programa de televisión que no atenta contra la veracidad.

El problema es ponerse una bandera a modo de pareo, o parodiar una extorsión, o “que un etarra, responsable de multitud de asesinatos, sea un participante más en una parodia de “La rueda de la Fortuna” (fin de la cita). Llegamos a la clave del razonamiento. ¿Es un asesino el que participa en la rueda de la fortuna o un actor que hace de encapuchado? La respuesta es que es un actor que hace de encapuchado (por si había dudas). Lo que proyectemos depende de una cuestión de subjetividad, que en el caso de la AVT viene determinada por una vivencia horrible que han tenido, pero que no les hace imponer un criterio estético por los resortes que activa en las personas las experiencias vividas. Lamento no dar la razón en este caso pero estamos viendo que la exigencia de que un asesino no juegue en la ruleta de la fortuna es una exageración, porque ningún asesino participa en la rueda de la fortuna, es un actor encapuchado. Otra cuestión sería si, por el hecho de ir encapuchado, ya es un asesino, pero sería volver a entrar en cuestiones de representatividad en las que no voy a entrar, al menos de momento.

Por todo ello sólo podemos concluir que las razones esbozadas por la AVT resultan pueriles y faltas de la sufuciente justificación como para imponer su criterio. Lo que una imagen provoca en alguien que la mira, siempre que no se vea por coacción, no es responsable del que la proyecta. No hablamos de snaff-movies o cuestiones serías. Hablamos de representatividad, como cuando se decía que en los dibujos manga habían violado una niña. No era una niña, eran lineas de colores con forma de niña, por lo que no había violación, y quien lo veía así estaba atribuyendo realidad a un hentai, cuestión refutable al menos.