RESPUESTAS ANTE LA SOLEDAD

He tenido el placer de ver la segunda temporada de Californication, la que puede que sea para mí una de las mejores series que jamás he visto. Capítulos de 25 minutos en una cantidad de 12. Ese formato consigue que las cosas que se realizan estén pensadas y no tengamos esas secuencias largas sin acción, sin diálogo y sin calidad.

Estoy en una etapa en la que el norte lo veo difuso, las certezas dejan de ser tales y los pegamentos que daban unidad a las percepciones se han diluido. En ese caso mucha gente decide ocuparse. Trabajan más y mejor. Pienso en una conocidad: crisis existencial=trabajo el doble. Dice que de esa manera se olvida.

Interesante. En el otro extremo están los gurús de la superación, los de focaliza el problema y supéralo. Nunca he podido ver las respuestas de ese tipo de tratamiento a medio y largo plazo; y dudo de si las neurosis de los conflictos de este ilustrado se resolverían mejor.

El caso es que esta serie me sigue haciendo pensar, en los asideros de sentido que tenemos, y en las consecuencias que la falta de asideros provoca. El protagonistapadece de esa falta de asidero, que en su caso es su familia. Dicho así puede resultar ñoño, más para nuestra supergeneración independiente (más de boca que de  hecho, y si es de hecho, neurotizada). Mis padres siempre tuvieron ese asidero, y trabajaban y hacían las cosas de una forma conforme a ese proyecto (no se lleve este argumento a una defensa de la familia atemporal y sagrada).

Es por ello que esta serie me golpea y me hace que evite caer en la autoindulgencia, tan dañina y maestra del presente, que te  imposibilita proyectar nada. Si queréis podéis acudir a Heidegger y su “nada”, que vendría a decir algo parecido pero mucho más complicado y, si gusta, metafísico.

Los personajes de la serie están solos; a pesar de ser atractivos, de tener sexo, de drogarse, de beber, de tener una vida excitante (fijémonos como la excitación en momentánea, no cómo un asidero, que debería ser perdurable). Quizá uno de los errores es que nuestra vida es tan monótona, o la creemos tan monótona, que lo excitante está por otros lados, o por comportamientos que podrían generar en muchos de nosotros sentimientos de culpa.

Se busca asidero. Mucha suerte necesito. En especial para no conformarme con lo excitante. Todo sea que asirse sea aburrido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: