DEXTER

Hoy quisiera hablar de una serie de TV: Dexter. Una primera lectura nos hace que esta serie sea algo original. Estamos tratando de una persona que no tiene ninguna capacidad empática con el resto de su especie. En resumen, un psicópata. Este psicópata ha interiorizado una serie de normas que su padre adoptivo le enseñó una vez observó el carácter de su hijo.

Desde ese momento Dexter toma una vida que consiste en simular que es normal, para posteriormente ir soltando su necesidad de matar en función de la maldad de los escogidos para su necesidad. Es un guión interesante, pero lo interesante será hacer un enfoque moral de este personaje.

Es importante realizar el experimento moral desde una premisa que supone que realmente sabemos los impulsos de Dexter cuando se comporta como se comporta. Dicho de otra manera, mientras que en la realidad jamás sabemos si alguien está actuando realmente por lo que parece o por lo que dice, en el caso de Dexter vamos a suponer que sí sabemos su motivación más profunda, dando la credibilidad a su voz en off.

Desde este momento hagamos dos enfoques, el consecuencialista (utilitarismo directo) y el voluntarista (Kant). Trataremos, igualmente, dos aspectos de tratamiento de Dexter: a) ¿Es autónomo? y b) ¿Agrega bienestar al mundo? Una vez hayamos respondido estas preguntas podremos saber si Dexter (o que exista o existiese) es bueno desde un análisis moral

¿Es Dexter autónomo? Desde un punto de vista kantiano Dexter sólo sería autónomo si se moviera por su foro interno, por tanto sería autónomo si matara siempre que le pareciese y sin controlarse. Claro, que el voluntarismo intenta resolver esta paradoja diciendo que no sería autónomo si no es racional, y sólo sería racional si se comporta de forma buena. ¿No es racional un tipo capaz de cubrir sus crímenes de tal forma que no le puedan encontrar? No, para los voluntaristas no sería racional, puesto que se deja llevar por sus más bajos instintos, por lo animal que hay en él. Dicho de otra forma, nos comportamos de forma autónoma sólo cuando nos comportamos como el sistema de moralidad nos indica, y como Dexter no se comporta así porque para ese sistema Dexter queda fuera, no es autónomo.

No estamos diciendo que, al dejarlo fuera, el sistema de moralidad sacrifique extensión por coherencia. Deja fuera a Dexter porque lo evalúa como no humano, porque un humano no puede hacer lo que hace Dexter, aunque sea más difícil imaginar a cualquier otra especie que no sea homo sapiens realizando las obras que realiza Dexter. Por otro lado Dexter actúa de forma claramente heterónoma, puesto que ha interiorizado el sistema que le presentó su padre, lo que lo hace aborrecible para el voluntarismo. Está reformado y actúa de forma controlada: una gran noticia para el consecuencialismo.

¿Qué diría un consecuencialista? El consecuencialista se iría al estado de cosas y podría extraer las siguientes conjeturas:

1. Desde que está Dexter, que trabaja como forense, se ha apresado a más asesinos, puesto que él sabe cómo actúan mejor que nadie, al ser él uno de ellos, aunque controlado.

2. Dexter nunca falla al reconocer a los suyos que han escapado a la justicia. Cuando los mata siempre mata a culpables, lo que sucede es que se toma la justicia sin aceptar que el monopolio de la violencia sólo puede quedar en manos del Estado.

3. Como Dexter asesina a los asesinos en serie, los asesinados en la ciudad de Miami se han reducido, puesto que cada muerte de un asesino en serie supone evitar unas 2 muertes más por año (poned la cantidad de muertos que nos ahorramos en función de la inventiva que cada uno tenga para asesinar).

4. Podemos concluir que, con Dexter, hay un mayor bienestar, puesto que se descubre a los asesinos, se elimina a los que matan (olvidemos el caso de que los asesinos a los que mata Dexter mataran sólo a gente que pudiera merecerse morir) y hay una mayor sensación de seguridad en la gente de bien de Miami.

Pero el consecuencialista tampoco preferiría a Dexter. Carece de empatía por el resto y ello hace que pueda resultar peligroso de controlar y habría que encerrarlo (pienso en Bentham). De esta forma, lo que agrega bienestar debe ser eliminado por su potencialidad de dejar de agregarlo.

Dicho  de otra manera, ¿qué hace que Dexter sea un personaje deseable (no sé si moralmente) si los sistemas teóricos de moralidad no tienen cabida para estos perfiles?

Quizá los sistemas haya que mejorarlos. Pero para mejorarlos y no arrastrar los errores que tienen quizá lo mejor no sea hacer síntesis que continuen los mismos errores, ya que Dexter parece despertarnos contradicciones al sentir de forma moral. Creo que por hoy ya he pensado bastante.

2 comentarios to “DEXTER”

  1. El blogservador Says:

    Utilitarisssssssssssssta!!!!!!!!!!!

    • cuestor Says:

      Gracias por lo de utilitarista. Tengo una parte de mí que sólo piensa en medir y medir (algo muy masculino).
      Fuera de la ironía del principio el utilitarismo ha deser muy bien entendido, porque existen ámbitos morales en los que el utilitarismo puede resultar esclarecedor, tanto para explicar como para orientar la acción. Habrás notado que simpatizo más con el utilitarismo que con el procedimentalismo. Gracias por la definición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: