OIR Y ESCUCHAR

La cámara de Representantes de EE.UU. permite realizar escuchas telefónicas sin orden judicial. Mi conocimiento del sistema jurídico estadounidense es lo suficientemente flojo para explicar lo que conlleva. Lo fuerte es que ahora pueden escuchar a cualquiera a través de un acto administrativo. Imaginemos lo que ello supone. Yo cuento todas mis fechorías por teléfono, me he declarado por teléfono a mis amores y quien conozca mis conversaciones conoce mi mundo. Y eso es mucho. Todos salimos de la habitación cuando hablamos con alguien, y todos hemos cortado la conversación telefónica ante la llegada de cierta persona. De hecho, si yo fuera un asesino árabe, creo que no comentaría mis planes por vía telefónica.

De esta forma hemos conseguido que se pueda cotillear y poder atacar la integridad de las personas una vez se conocen sus secretos. Conocer los secretos de alguien nos da mucho poder, y nos capacita para atacar lo más vulnerable de una persona, lo que no quiere que se conozca en el ámbito público. Y todos tenemos de qué avergonzarnos. Y no creo que eso nos haga ser mejores o peores. Simplemente es la necesidad de tener una parte que realmente sea nuestra. Visto así no es que seamos monstruos que nos ocultamos. El problema será cuando no podamos tener este espacio. EE.UU. ha dado un primer paso para ello. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: