ESTAR REBOTADO

Ayer estuve hablando con una amiga y, ante ciertos comportamientos extraños, le pregunté la razón del comportamiento. Su respuesta fue “estoy rebotada”.

Pensemos en la expresión de “estar rebotada” y en las consecuencias que ello conlleva. Lo primero es ver la diferencia entre botar y rebotar. Cuando yo boto salto desde el suelo (acepción 13 DRAE). Yo controlo donde me dirijo y la altura del salto. Digamos que cuando boto quedan bajo mi control la mayor parte de circunstancias que realizan ese bote. Puede ser que en ese momento haya un terremoto y al caer al suelo caiga donde no tenía previsto caer en principio, pero en condiciones normales la posibilidad de controlar mi bote será alta.

Cuando boto el balón de baloncesto yo dirijo el bote del balón, y cuando sale de mi mano el balón se corresponde a lo que yo le he marcado con el movimiento de mi mano. El balón bota contra el suelo, pero queda fuera de mi campo de acción cuando se separa de mi mano. Cada vez que el balón sale de mi mano yo quiero que bote (se comporte como yo pretendía), pero puede rebotar (si golpea una piedra que hay en el suelo) o me la puede quitar un contrario. El rebote, por tanto, es más azaroso que el bote (acepción 3 DRAE). Cuando boto conozco donde acabaré, pero si reboto no lo sé.

Desde esta perspectiva sería mejor está botado que rebotado, porque al menos conozco con mayor probabilidad el resultado final de mi comportamiento. Lo interesante del “rebotado” es que actúa a sabiendas que está mal (o no tan bien como requeriria una teeoría perfeccionista del comportamiento moral), pero proyecta la culpa, que en realidad es suya, en el rebote, como cuando la pelota golpea en la piedrecilla. El rebotado cree que está en manos del azar, cuando en realidad sólo actúa de forma no consistente con lo que había sido su conjunto de creencias hasta el momento.

Cierto es que se me puede objetar que los conjuntos de creencias varían de un día a otro. Y que la nueva forma de comportarse sea un resultado necesario del cambio de esas creencias. Pero el agente reconoce cierta inconsistencia, no se reconoce, por lo que se define como rebotado, porque si se comportara de forma consistente con su conjunto de creencias estaría botando, el rebote se daría en condiciones incontrolables y que más que comportamientos supondrían anomalías. El rebotado que se reconoce como tal asume implicitamente una ruptura entre su manera habitual de comportamiento y el rebote que le lleva a actuar de esa forma concreta de comportarse.

En conclusión, el rebotado que se presenta como tal está pidiendo una elasticidad por parte del colectivo que lo enjuicia moralmente. Al igual que en el carnaval todos podemos ser lo que no somos normalmente el resto del año, el que se presenta como rebotado está pidiendo que no se le enjuicie por su comportamiento bajo la “enajenación mental transitoria” que supone estar rebotado, si se me permite el manido símil penal.

Finalmente, debemos de dispensar la atención debida a este tipo de situaciones. El sistema de moralidad es restrictivo y coarta, y todos quisiéramos, en ocasiones, escapar de él. Pero una huida justificada en el rebote no nos resulta suficiente. El rebote, salvo en ocasiones extremadamente graves, se da por la apreciación por parte del rebotado de una situación que le resulta injusta. A partir de ese momento decide, en un acto de venganza, comportarse de forma que se pueda observar su descontento, aunque probablemente nadie sepa el motivo y muchos no considerarían suficiente a efectos justificadores la razón que se esgrime como resorte de esa actitud.

Por consiguiente, cuidado con los rebotes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: