Archive for 27 enero 2007

ANIVERSARIO DEL FIN DE LA ABOMINACIÓN

enero 27, 2007

Hoy celebramos cuando los soviéticos liberaron a los que iban a ser exterminados. Mucha gente opina que es la manera de arreglar un error en la historia. Un error en un progreso que, ahora ya sí, avanzará de forma imparable a no sé que lugar de universalidades y autonomías (nótese, ab initio, la paradoja entre estos dos términos). No estoy de acuerdo, eso fue historia.

Primera cuestión, estudios posteriores creen mostrar que las tropas aliadas tenían conocimiento de las prácticas que se daban en los campos de concentración por fotografías aéreas. Segunda cuestión: las medidas para ocultar todo lo que había sucedido es los campos de concentración, ¿conlleva el reconocimiento de que lo que estaban haciendo era reprochable, por lo que debe de ser ocultado? ¿Significa que, a pesar de haber actuado en pro de la raza aria, conocían que al perder la guerra iban a ser tratados como asesinos a pesar de haber asesinado sólo a animales?

Otra cuestión, que pretende ensalzarse en especial desde Alemania, es la fuerte oposición que hubo ante la animalidad nazi por parte de los propios alemanes. Puede servirnos de contramedida la lectura de un capítulo de “Más allá de la culpa y la expiación”, de Améry titulado “Resentimiento”.

Una vez hemos echado la vista atrás, ahora miremos hacia delante. ¿Cómo hacer que esto no se repita? Probablemente la respuesta sea evitando la situación económica que desesperó a un pueblo hasta ser capaz de seguir a Hitler. Muchos me criticarán de marxista. Es posible que en este aspecto sea así. Sin entrar en detalles, hemos de saber que los colectivos toman medidas desesperadas en situaciones desesperadas. ¿Qué país suficientemente desarrollado (en media, mercado, sociedad civil y organizativamente) puede dejar que su “Presidente Chávez” legisle por decreto?

El cómo evitar esto lo dejo a vuestra elección, porque creo que, en personas razonables, podemos llegar a puntos en común a lo que refiere a mínimos para poder desarrollar una vida buena. Tendremos que ver si el camino que recorremos favorece esas condiciones.

Anuncios

EL CAOS POR CHAOS

enero 25, 2007

Hoy todos los noticiarios comienzan con el auto que lo obliga a seguir en el hospital a De Juana. Más en

http://estaticos.elmundo.es/documentos/2007/01/25/autodejuana.pdf

Es importante leer este auto y ver su coherencia en relación con el hecho del que trata. Intentaremos olvidar, si podemos, los 25 asesinatos de los que se le ha acusado y ha cumplido sentencia De Juana. La cuestión reside en si una persona, habiendo decidido unilateralmente agravar su estado físico, ha de verse beneficiada por una legislación que supone un trato benévolo para aquellos que se encuentran con la salud dañada.

Es comprensible la postura de la fiscalía. Ha de estar en medio para ser coherente con la posición ambigua a la que la obliga el gobierno por la situación de pseudonegociación que hemos y estamos viviendo. Pero los jueces, hasta el momento, creo que están actuando de manera diligente y sin afectarse por las circunstancias. Fundamental la sentencia que equipara con organizaciones terroristas lo que antes eran asociaciones ilegales celebrando fiestas con la destrucción de mobiliario urbano.

En el caso que nos ocupa, en búsqueda de la analogía y la seguridad jurídica, el único auto posible ha sido el que se ha dado. Es cierto que una persona en el estado en que aparece De Juana nos debería de dar pena, pero también es una contradicción que el mundo terrorista apele a que haga justicia un sistema al que quiere destruir por medios violentos.

Nuevos tiempos corren para nosotros como colectivo. El terrorismo ya no es lo que ha sido, tras la incorporación del terrorismo internacional. Y no creo que los políticos nos ayuden. Es el momento de que la sociedad civil comience a reconocer la amenaza real de esta situación y la necesidad de su erradicación, para luego poder exigir. Ya han muerto dos ecuatorianos. Tuvimos la suerte de que no los conocíamos.

A VOTAR

enero 23, 2007

Es el momento de reengancharse al blog por la puerta grande. Mirad esta página:

http://www.nba.com/allstar2007/dance/

Este año no sólo se podrá elegir a los jugadores que juegan en la NBA su All Star Game. Ahora podemos votar a las chicas que bailarán. Es fantástico. Si vemos los videos podremos ver todos los méritos que han hecho.

Tras un estudio de campo me quedo con Kim, de los Spurs. Pero lo que he hecho ha sido votar su cuerpo. Un cuerpo por ser cuerpo. Atrás queda si la razón es porque me pone sexualmente o porque veo en ella una armonía que me lleva a lo divino.

Cuerpos por cuerpos, mujeres y sus cuerpos, dedos de hombres que votan a hombres talentosos y a cuerpos. El talento lo tiene el humano, el perro no tiene talento. Pero el perro sí tiene cuerpo, incluso podríamos debatir si el vaso que tengo enfrente tiene cuerpo.

Cuando alguien es considerado por su cuerpo se cosifica, se le trata como a un perro o como a un vaso. Kim, perdóname. Aunque quizá no me arrepienta. ¿Y vosotros, chicos?

¿QUIÉN ABRAZA A QUIÉN?

enero 19, 2007

 Hoy se incluye un artículo de Aurora, una buena compañera que realiza un agudo análisis fenomenológico sobre los abrazos. Giros y requiebros del lenguaje se articulen en un evocador texto que excita el intelecto desde la sutileza de las caricias. Ante vosotros, Aurora.

“Inconscientemente cuando nos comunicamos adjetivamos nuestras palabras, no con otras palabras, sino con nuestro cuerpo. Modulamos la voz, utilizamos onomatopeyas, gesticulamos incluso hacemos mimo. Y son estos adjetivos mucho más eficaces para darnos a comprender que el más amplio registro semántico. Y es que el cuerpo es un gran comunicador, tan potente que es capaz de decir sin palabras. Una mirada, una mueca, una posición nos pueden ofrecer un sinfín de información sobre una persona, en este caso de la relación entre dos personas. Acotaremos nuestra reflexión a los abrazos. El abrazo es un gesto simple y cotidiano; abrazamos a nuestros padres, abrazamos a nuestros hijos, abrazamos a nuestros amigos, abrazamos a nuestra pareja, abrazamos, abrazamos. Abrazamos si prestar mucha atención a quien abrazamos o abrazamos muy sentidamente. Y entre tanto abrazo de repente nos podemos plantear ¿Qué es esto del abrazo?  Voy a dedicar estos párrafos a reflexionar sobre dicho gesto, el abrazo, aunque advierto de antemano que no hay palabra en el diccionario que alcance a expresar en plenitud un acto, ni aun cayendo en la más barroca sobreadjetivación. Si consigo en el transcurso de mi exposición excitar a la memoria, única capaz de trasmitir sentimiento vívido (aunque siempre endulzado), conseguiré mi humilde objetivo: llamar la atención sobre la complejidad comunicativa de un abrazo. Dejemos para el final los abrazos amorosos, no sea que el ardor de nuestras mejillas nos nuble la vista y no podamos seguir discurriendo. Empecemos por los abrazos de compromiso. Hay quien diría que denominamos abrazo a este gesto por comodidad del lenguaje más que por pertenencia. Son aquellos en los que los cuerpos no se tocan. Hay abrazo, los brazos se entrecruzan, pero el acercamiento al otro se limita a la distancia que nos dan nuestros brazos.  ¿Quién abraza a quien?  Si partimos de la observación de que estos abrazos se tienden a dar entre personas que, en el mejor de los casos, son conocidas, advertimos que no es posible leer una disposición de jerarquías, son abrazos sin roles; asépticos, indiferentes, fríos. Lo único que se puede saber es que pertenece al campo de lo políticamente correcto y lo adecuado.  Se podría objetar que si hablamos de compromiso es porque hay un vinculo comprometedor de los abrazantes, vinculo que impondría una jerarquía, tal serian los casos de una presentación en un ámbito laboral. Tal objeción tiene respuesta matemática, los roles no los muestra el acto del abrazo, son los ya impuestos en el medio dado.  Podemos distinguir luego los abrazos de amigos. Son a dos tiempos, nos abrimos para recibir al otro y simultáneamente nos retiramos un instante, como para coger impulso y avanzamos decididos hacia el otro; es un “ehy-plas”. Dos tiempos. Una cosa muy curiosa en estos abrazos es que siempre expresan sorpresa, aunque este más que planeado, aunque te veas de forma muy continua.  No olvidemos que estos abrazos son la inauguración de un momento de distensión, son una llamada a sincronizar la euforia, en los que podemos leer el gusto por compartir el momento presente. ¿Quién abraza a quien? Entre dos amigos el rasgo definitorio es la igualdad, pues es difícil sostener una amistad con aquellos no se te asemejan. Si uno de los amigos diera más que recibe la relación quedaría viciada y se pasaría de una distribución de roles no característica de la amistad. Si el que da lo hace desinteresadamente se colocaría en una posición paternalista; pero si el que recibe exigiese un trato favorecedor entonces entraríamos en una posición amo-esclavo.  No hay miembro pasivo en este abrazo. Los abrazos de afecto son sedosos, suelen comenzar a la altura de los codos, dos personas se miran dulcemente, sonríen, todo queda en suspenso… entonces nos deslizamos hasta fundir nuestros afectos. Los actores apretan pecho con pecho, juntan los latidos, rozan mejilla con mejilla. Así permanecen prolongadamente. ¿Quién abraza a quién? En estos abrazos los roles quedan disueltos, no importa que posición nos pertenezca antes o después, en este momento no importa quien es el padre, el hijo, el hermano, el amigo, el abuelo, el nieto… sólo importa la declaración silenciosa que hacemos “te tengo un gran respeto, admiración y, retomando, afecto”. Entre los abrazos de los amantes vamos a distinguir tres modelos según las disposiciones de los amantes, a saber: los que se entreabrazan, los que se abrazan y los que abrazan. Hay amantes que gustan de cogerse de frente, enlazándose ambos dos siempre por el mismo lugar, ya sea la cintura, el hombro o incluso el culo. Incluso igualan la intensidad de la mirada en virtud del otro.  ¿Quién abraza a quien? Son figuras simétricas, no hay un miembro activo y otro pasivo sino que interactúan. Independientes, cooperativos, caminan a la par. Ambos son amantes y amados. Los que se abrazan comunican una gran dulzura, reposan su cabeza en el pecho y alzan la mirada ¿esta posición no es la de un niño acunado que mira a la madre como a una madonna? Estos amantes se abrazan, son el naufrago que se aferra; buscan el latido de otro corazón, buscan protección, mimo, cuidado. Si tiene una lectura inequívoca este tipo de abrazo es la actitud de búsqueda en el otro. ¿Quién abraza a quien? El miembro activo, el que se abraza,  es el rol pasivo. Solicita al ser elevado con la mirada, pero no exige, reclama a la fuente de la acción anhelada. Amante y amado son la misma parte del par, porque son amadores de aquel al que se abrazan y son amados por el que es abrazado. El contrapunto del que se abraza es el que abraza.                         El amante rodea con fuerza al amado, choca su torso con dorso del receptor de la acción; queda cubierto lo tradicionalmente vulnerable: la espalda y el corazón.  Es un abrazo que seduce porque el aliento cosquillea el cuello y apasiona porque ofrece el mundo, lo que queda en frente, pero resguarda de la caída. ¿Quién abraza a quien? El miembro activo y pasivo coinciden con el abrazante y el abrazado; los roles se muestran claramente marcados, hay un amante que protege y un amado que se deja proteger. El amante anima al riesgo, el va detrás y muestra el delante, señala el horizonte. El amado camina confiado, piensa: Si siento ss aliento, si siento su mano apretando mi cuerpo, nada puede ocurrir, mi amante no lo permitirá.”

PARA ETA CONTINÚA EL PROCESO

enero 9, 2007

Existe una figura lógica para esta afirmación, el oxímoron. El oxímoron es cuando dos términos contrarios se unen en la misma proposición (creando un sentido nuevo, añade el DRAE, pero en filosofía ese sentido no es válido, puesto que se da una contradictio in terminis).

La proposición a tratar sería: “ETA realiza un acto violento y dice que la negociación no violenta continúa”.

Bien. Quiero creer que no querían matar a nadie, pero con la cantidad de explosivo que se había colocado es normal que existan aspectos que no se pueden controlar. Pero además, un diálogo precisa de condiciones de simetría entre los dos hablantes. Este aspecto ha sido desechado por los etarras. Creo que ETA ha tenido un error estratégico de base. Acaba de perder todo poder negociador. Creo que el terrorismo no será tratado como antes del 11-M.

Se ha roto una esperanza y una apuesta clara del ejecutivo, se ha lapidado la tranquilidad de muchas personas. El tiempo dará y quitará razones a los que intervienen en esta situación. A nosotros sólo nos queda esperar. Cuestor se solidariza con los que se puedan ver afectados con la nueva situación y la intranquilidad que ésta produce. Seáis como seáis no os mereceis esto.

ANOREXIA

enero 8, 2007

Una niña de 14 años ha muerto por anorexia en Brasil. Hablar de la anorexia, desde mi desconocimiento en cuestiones médicas, sería un poco sacrílego. Pero podemos tratar la anorexia desde una perspectiva espero novedosa.

¿Qué hace que una persona se vea gorda estando en los huesos? Una enfermedad. Quisiera trasladar este problema a otros aspectos actualizando el método cartesiano. Si una persona puede verse gorda pesando 40 kilos, ¿qué le impide a un alemán ver a un judío como un animal? ¿Otra enfermedad?

Os animo a leer un texto recogido en “Dialéctica de la Ilustración” de Adorno y Horkheimer, cuando trata el antisemitismo (va por nostalghia). En un momento nos invita a pensar lo que supone ver los objetos sin reflexionar sobre lo que estamos mirando. Podemos llegar a ver a un judío como a un animal, siempre que no reflexionemos sobre si lo es realmente.

El problema es si una reflexión crítica llevaría a una anoréxica a verse cómo es. La respuesta es sí. ¿Puede reflexionar en su situación? No. Pero nos enfrentamos a una enfermedad que se relaciona con un cánon estético predominante.

Donde quería llegar era a la importancia del colectivo en cuestiones epistémicas, desde el cómo nos vemos a nosotros mismos a cómo vemos a otros. De ahí derivamos la imposibilidad de una reflexión pura, sin vernos afectados por lo que nos rodea. No es una invitación a no pensar, sino a pensar desde otra visión, aceptando la mediación cultural de lo que vemos y de lo que ven cuando nos ven.

Por eso un estremecimiento me recorre cuando pienso en la cabeza de la niña brasileña. Una cabeza no reflexiva. Una esponja de porquería. Una sucia muerte. Una sociedad delgada. Ropa barata en rebajas.

ESTAR REBOTADO

enero 7, 2007

Ayer estuve hablando con una amiga y, ante ciertos comportamientos extraños, le pregunté la razón del comportamiento. Su respuesta fue “estoy rebotada”.

Pensemos en la expresión de “estar rebotada” y en las consecuencias que ello conlleva. Lo primero es ver la diferencia entre botar y rebotar. Cuando yo boto salto desde el suelo (acepción 13 DRAE). Yo controlo donde me dirijo y la altura del salto. Digamos que cuando boto quedan bajo mi control la mayor parte de circunstancias que realizan ese bote. Puede ser que en ese momento haya un terremoto y al caer al suelo caiga donde no tenía previsto caer en principio, pero en condiciones normales la posibilidad de controlar mi bote será alta.

Cuando boto el balón de baloncesto yo dirijo el bote del balón, y cuando sale de mi mano el balón se corresponde a lo que yo le he marcado con el movimiento de mi mano. El balón bota contra el suelo, pero queda fuera de mi campo de acción cuando se separa de mi mano. Cada vez que el balón sale de mi mano yo quiero que bote (se comporte como yo pretendía), pero puede rebotar (si golpea una piedra que hay en el suelo) o me la puede quitar un contrario. El rebote, por tanto, es más azaroso que el bote (acepción 3 DRAE). Cuando boto conozco donde acabaré, pero si reboto no lo sé.

Desde esta perspectiva sería mejor está botado que rebotado, porque al menos conozco con mayor probabilidad el resultado final de mi comportamiento. Lo interesante del “rebotado” es que actúa a sabiendas que está mal (o no tan bien como requeriria una teeoría perfeccionista del comportamiento moral), pero proyecta la culpa, que en realidad es suya, en el rebote, como cuando la pelota golpea en la piedrecilla. El rebotado cree que está en manos del azar, cuando en realidad sólo actúa de forma no consistente con lo que había sido su conjunto de creencias hasta el momento.

Cierto es que se me puede objetar que los conjuntos de creencias varían de un día a otro. Y que la nueva forma de comportarse sea un resultado necesario del cambio de esas creencias. Pero el agente reconoce cierta inconsistencia, no se reconoce, por lo que se define como rebotado, porque si se comportara de forma consistente con su conjunto de creencias estaría botando, el rebote se daría en condiciones incontrolables y que más que comportamientos supondrían anomalías. El rebotado que se reconoce como tal asume implicitamente una ruptura entre su manera habitual de comportamiento y el rebote que le lleva a actuar de esa forma concreta de comportarse.

En conclusión, el rebotado que se presenta como tal está pidiendo una elasticidad por parte del colectivo que lo enjuicia moralmente. Al igual que en el carnaval todos podemos ser lo que no somos normalmente el resto del año, el que se presenta como rebotado está pidiendo que no se le enjuicie por su comportamiento bajo la “enajenación mental transitoria” que supone estar rebotado, si se me permite el manido símil penal.

Finalmente, debemos de dispensar la atención debida a este tipo de situaciones. El sistema de moralidad es restrictivo y coarta, y todos quisiéramos, en ocasiones, escapar de él. Pero una huida justificada en el rebote no nos resulta suficiente. El rebote, salvo en ocasiones extremadamente graves, se da por la apreciación por parte del rebotado de una situación que le resulta injusta. A partir de ese momento decide, en un acto de venganza, comportarse de forma que se pueda observar su descontento, aunque probablemente nadie sepa el motivo y muchos no considerarían suficiente a efectos justificadores la razón que se esgrime como resorte de esa actitud.

Por consiguiente, cuidado con los rebotes.

INTELIGENCIA POLÍTICA

enero 4, 2007

Hoy he leído el editorial del país “si fueran inteligentes”. Aquí tenéis el link:

http://www.elpais.com/articulo/opinion/fueran/inteligentes/elpporopi/20070103elpepiopi_1/Tes

El editorial acusa al PP de no ser inteligente por no aproximarse al PSOE tras el atentado de Barajas. Al final sí que, para disimular, ofrecen otro “inteligente consejo” a Zapatero, pero mientras que en el caso de Zapatero es una recomendación, en el caso del PP es una muestra de inteligencia.

Veamos que se esconde tras la “inteligencia” de “El Pais”. Muchas veces apelamos a la racionalidad para defender posturas que consideramos acordes a nuestro interés, como es el caso. Estamos convirtiendo la inteligencia como el recurso al que apelar cuando ya no nos queda nada.

El PP sería inteligente, a mi parecer, si dijera: “Ya avisé yo, que ETA acabaría matando”. Y si esto lo repitiera sería más inteligente. La apuesta fue esa, que el proceso se rompería en un momento. El PP, de momento, acertó en su estrategia.

El PSOE tiene ahora un problema, si actúa como el PP será dañado por acercarse a quien le ha puesto la zancadilla en todo el proceso. Sí continua con su ingenuidad será dañado, al no poder justificar un diálogo que no se encuentra ya en condiciones de simetría (sí, parece que he citado a Habermas).

Pero el dilema se traspasa a ETA. Ha habido dos muertos. ¿Serán equiparados al terrorismo fundamentalista islámista radical o será razonable su pretensión de matar por un terreno?

El terrorismo, tras el 11-S a nivel internacional y tras el 11-M a nivel nacional, ha sufrido un fuerte debilitamiento en su posible justificación. Cuando Otegui lamentó las muertes quedó, vistas afuera, como un acto de ironía (simulación).

Se desquebraja un proceso que abría un espacio a una esperanza que se ha ido aminorando con la marcha (como señalaban las encuestas).

La inteligencia no sirve como sistema de encajar todo. El azar tendrá mucho que decir. Lo que suceda en ámbito internacional, lo que ocurra en las municipales (y no me refiero al resultado electoral) y la percepción de la sociedad del fenómeno terrorista en relación con cuestiones territoriales son tres de los factores que articularán las razones nada inteligentes que pueden llevar a la desaparición de ETA.

Comenzamos de nuevo.

EL EJEMPLO DEL HÉROE

enero 1, 2007

Ayer fue nochevieja, y como es habitual, salí de fiesta. Por motivos de conciencia decidí quedarme en Valencia en vez de salir con mis amigos de toda la vida que se habían ido al pueblo. Siendo así me tuve que adherir a un grupo que iba a pasar la nochevieja a una discoteca de mala “prensa”.

Es cierto que en la discoteca presencié como tres tios entrelazaban las lenguas en un lujurioso triángulo al mismo tiempo (me sorprendió porque jamás había visto algo igual) y tuve que socorrer a una chica que se desmayó dándole la mitad de mi botella de agua (3 euros) y explicando como actuar en caso de lipotimia.

Pero antes de determinar que toda la gente de esa discoteca, salvo el escribiente, eran personas que no merecían andar por el mundo y que lo mejor que podía ocurrir es que les lloviera azufre quisiera hablar de R y C.

R y C son una pareja a la que conocí ayer, y pasé la noche junto a ellos. Son increíbles, personas que estaban en ese lugar, como yo. Sin duda fui un hombre afortunado. Sus historias son claros ejemplos de superación en las condiciones más adversas posibles, pero siempre con optimismo. Cuestor esboza una sonrisa ante sus enfados adolescentes en comparación con estas personas.

“Por sus obras los conoceréis”, rezaba el texto. Por sus obras me hice idea de cómo eran. Os aseguro que el momento familiar no era muy “normal”, y que la vida que han llevado no sé hasta que punto lo hubiera aguantado una pareja normal. Pero ellos han superado todo y han hecho que su vida sea extraordinaria. Pero no lo saben, sonríen con la ingenuidad del confiado en la vida, conocedores de lo próximo que les viene. Pero esa ingenuidad les hace no estar resabiados, y reciben la vida como el milagro que probablemente sea. Viendo amanecer, dándose muestras de amor que dejan los versos románticos en manchas de tinta. Enseñándonos cómo se debe vivir.

Pocos de los que acuden a misa o trabajan en ONG´s habrán hecho tanto en las vidas de personas que les han rodeado. Y no saben lo especiales que son. No saben que son un ejemplo que todos (y aquí aplico el universalizador strictu sensu) hemos de seguir si queremos que este, nuestro mundo, sea un lugar mejor.

Aún así van a esa discoteca, conmigo. El colectivo hará una derivación deductiva que les llevará a ciertos rasgos de su personalidad que quizá sean aproximados a los que son. Pero eso no empequeñece que son bellos, bello como sólo puede ser el que actúa de forma bella con los demás, dejándo el rastro de bondad más hermoso que he presenciado en muchísimo tiempo.

Sois, R y C, héroes, personas cuyas gestas (no recogidas aquí pero que harían las delicias de Spielberg y sus familias “desestructuradas”) no serán reconocidas por los demás porque lo haceis con una naturalidad tal que no necesitais el altavoz de la sociedad. Es el ruido que la buena obra produce, que deja sordo al que sabe verla. Me haceis recobrar la fe en el género humano y en que esto puede que no se vaya a la mierda.

Os estimo tanto, y jamás llegaré a ser lo que sois vosotros. Y aún así creéis que soy digno de vuestra admiracíon. Superáis lo que la dulzura puede proponer; gracias por conseguir que en la nube que pasa vuelva a ver un barco. Habéis cambiado la vida a mejor a otro más. Y ya somos varios.