MAYTE ZALDIVAR Y ALEVOSÍA

Según la antigua fórmula española, también presente en la jurisprudencia italiana, entendemos a la alevosía como la comisión de un delito “a traición y sobre seguro“: Es el empleo de medios, modos o formas en la ejecución del hecho que tienden a asegurar el delito, sin riesgo para el autor de acciones que procedan de la defensa que pudiera hacer el sujeto pasivo o un tercero.

Esta es la definición de Wikipedia. Observemos una paradoja que se da en estos casos. Cuando, desde una entidad fuerte, como puede ser el Ayuntamiento de Marbella, se roba a sus ciudadanos (respetando el principio de inocencia no señalo ni a la del título). ¿Qué posibilidad de defensa tiene el ciudadano que ha sido robado? Cero.

Un gitano (por tocar arquetipos) roba un cd de un coche. Tú lo ves, llegas tarde y consigue escapar. El valor de lo robado es mayor en el primer supuesto, y la indefensión es superior (teniendo en cuenta que no ha habido riesgo para la vida del que vió al gitano).

Uno sale de prisión bajo fianza de X y el otro no. Uno tendrá un trato más duro por la ley que el otro. Uno se forrará con exclusivas al salir bajo fianza y podrá afectar el estado de opinión, el otro no.

Ahora acaba la aparición en la televisión de la Ex-alcaldesa. Pensemos en quienes hacen las normas y en cómo les afecta a los propios legisladores o quienes las aplican. Pensemos en cómo afectan a las clases que son minorías que no pintan nada en el momento de votar. Pensemos en si hay alevosía cuando nos roban sin poder defendernos, y si este supuesto se da en los casos que se han presentado u otros con aparición de personajes públicos.

7 comentarios to “MAYTE ZALDIVAR Y ALEVOSÍA”

  1. Rafael del Barco Carreras Says:

    DE ISABEL PANTOJA Y MAYTE ZALDIVAR… TAMBIÉN LAS HUBO EN EL CASO CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA…
    Por los 80 comparar a Doña Pilar Martí Sánchez, esposa de Antonio de la Rosa Vázquez (abogado del Estado, secretario del Consorcio de la Zona Franca, desfalco de 10.000 entre el 75-79, hombre de confianza del Delegado de Hacienda en Barcelona, capitán de la Guerra, varias veces condecorado, y hombre del Régimen), y madre del “financiero” Javier de la Rosa Martí, con la esposa de Julián Muñoz, “de camarero a alcalde de Marbella”, Maite Zaldivar, no solo hubiera sido imposible la “traslación” en el tiempo, sino que hubiera ocurrido algo más que mis tres años de cárcel. Sin embargo hay mucho parecido, y hasta existió la “fábula ciudadana” de la rotura del matrimonio por la francesa Maria José Castañer (la Pantoja del cuento marbellí), con quien huiría de Barcelona en su yate, aunque otros cuentan en el maletero de su abogado Juan Piqué Vidal (me inclino por la primera). En este caso la de oscuro pasado no era la esposa sino la circunstancial amante. Y las dos, normal en toda pareja que el hombre “triunfa”, elevaron su capacidad económica, la social en el caso de Doña Pilar ya era “elevadísima”, con tanto dinero, mucho más del que se atribuye ahora a las de Marbella, que extraña que no se les procesara. ¡Extrañar no extrañaría nada si se estudia con detalle la Gran Corrupción barcelonesa!. Para muestra un botón. La Policía, con orden judicial, exige a los bancos que aporten las cuentas de todos los procesados, y a pesar que las del banco clave, el dirigido por su hijo Javier, Banco Garriga y Nogués, “no aparecen en sus archivos” y nunca serán entregadas, si aparecen de una caja unas libretas indistintas con Doña Pilar, (como las bolsas de basura de la Zaldivar), donde por lo bajo se ingresan 100 millones de aquellas pesetas en talones del Consorcio, ¡sin saldo, claro!, más de 1.000 millones de ahora, y la amante Castañer confiesa en el juicio (la citaron, y ¡apareció!, para declarar que nosotros “engañábamos” al huido Antonio de la Rosa, ) que de los coches regalados, de una tienda en el Turó Park y hasta una casa, no tiene nada porque “por necesidad” se lo había vendido todo. Pero aquellos jueces y fiscales no eran los de Marbella, ¡estudiarían otros códigos y derecho!, y ni se les ocurrió encausarlas para por lo menos restituir lo regalado… y profundizar en una verdad que “no interesaba”. Quizá el subconsciente de las marbellíes actuara bajo la impunidad histórica de las amantes y esposas de todos los “chorizos oficiales”. Pero no solo repartió entre novias y esposa, y mucho, como he contado en otros sueltos, los hijos, también respetados, poseían un buen patrimonio que tampoco interesaría, como su presencia en el desfalco. ¡Una indelicadeza el arresto en la Facultad de la hija de Roca, el “Antonio de Marbella”!, la del Roca barcelonés le ejercía de “secretaria” en el Consorcio (a la que también compró una tienda y un piso)… y así el hijo ingeniero Fernando, después del fiasco Consorcio, se incorporaría a Tierras de Almería SA, donde invertirían 50.000 mil millones en “tomateras”, más los avales (entre otras cosas para que los socialistas compraran la prensa del Movimiento) no contabilizados del Banco Garriga Nogués, impagados en las cajas de ahorro andaluzas. Y veinte años después, los directivos de esas cajas aun se tirarían por la cabeza esos impagados en la guerra de las fusiones, según la Ministra Magdalena Álvarez, entonces consejera de Economía de la Junta de Andalucía…y nadie denunció…ni menos pagó…y yo tres años en Modelo y condenado a esos tres años por “saber la procedencia del dinero…”…

  2. Rafael del Barco Carreras Says:

    EL OSCURO MUNDO DE JORDI PUJOL…
    SOBRE ANTONIO DE LA ROSA MARTÍ.
    Hermano mayor de Javier de la Rosa. La primera vez que oí hablar de él ya era consciente que algo siniestro se fraguaba en mi entorno. A la publicación de Cambio 16, 18-11-79, “Fuentes de primera mano dijeron a esta revista que un buen día, “San Antonio”, como gustaban llamarle sus subordinados, comenzó a relacionarse con financieros de dudosa reputación y a frecuentar la compañía de bellas y jovencísimas señoritas” (serie de artículos por las investigaciones, dice la revista, del periodista José Martí Gómez de La Vanguardia, ignorando a estas alturas cuanto le pagaría Javier para iniciar la campaña y callar su participación), refiriéndose a mí y a Serena, de Automóviles Serena, le siguió un extraño revuelo de periodistas (Vidal Folch y Poch Soler) preguntando por Antonio de la Rosa Vázquez, padre, su huida, las orgías y el Consorcio de la Zona Franca, y la información de un conocido (amigo de un amigo) sobre los histerismos de este personaje en el Ayuntamiento de Barcelona, abogado funcionario, amenazándonos con que todo el dinero y poder de su hermano nos arrasaría por lo “hecho a su padre”. Por primera vez oí lo de las orgías y “pervertirle”. Yo conocí a finales de 1977 a su padre en la compra del Garaje Carabela (frente al antiguo campo del Español) y por lo leído en la denuncia del Ayuntamiento y Consorcio ya el desfalco por 10.000 millones se había consumado, y por supuesto “Antonio y sus novias” era una de las características normales del multimillonario socio, presentado por Serena, de las que no solamente yo descubrí, sino su hijo y hermano Carlos, residente en Madrid (opositando nocturnamente) en un apartamento al lado del de su padre en la calle Orense 6, acompañándonos en varias de unas inocentes cenas y “salidas nocturnas” convertidas por la prensa en “orgías”. Aquello, una frase de su padre, “su hijo tenía más dinero que él”, además de las referencias que le convertían en mi enemigo por mis declaraciones en el Juzgado señalándole, presagiaban mi encarcelamiento, los tres años en prisión preventiva y la condena. Además de ese siniestro Antonio, DESPUÉS ASESOR ESPECIAL EN LA GENERALITAT DE PUJOL, DONDE NUNCA LE VIÓ NADIE A PESAR DE SU ELEVADO SUELDO (o sea, la nómina de Al Capone a cargo del Ayuntamiento de Chicago,aunque en este “El Padrino” los papeles se difuminan y a menudo se confunda el de “Capo di tutti li capi”), Fernando, ingeniero, jefe del departamento técnico del Consorcio, y la hija de secretaria particular del padre (o sea, los cinco hijos implicados, con pisos y negocios). En el tiempo en el que traté a Antonio, ni hablaba de ese “empleo”, secretario con firma del Consorcio, ni debía aparecer por allí donde se descubriría dejaba talones firmados en blanco, al tiempo que el Banco Garriga Nogués (quebrado por 100.000 millones, propiedad del Banesto, que desde 1975 transformó en multimillonario a su joven director, Javier de la Rosa Martí) pagaba talones a beneficiarios falsos emitidos por el Consorcio, como se demuestra en la sentencia del Caso, además de intervenir en financiaciones y demás operaciones del “Ente público”. Y la Gran Corrupción barcelonesa les libró, propiciando la escalada de estafas de Javier y su reparto con todo el Poder, local y nacional.

  3. Rafael del Barco Carreras Says:

    RUMASA… y Luis Pascual Estevill…
    MÁS CONSIDERACIONES SOBRE LA BARCELONA DE JORDI PUJOL…

    Por Rafael del Barco Carreras.

    1983. Desorientado por la libertad tras el juicio, en que Ayuntamiento, Consorcio de la Zona Franca y Fiscalía, pedían para mí doce años, me lancé a enderezar mis negocios en quiebra y con más nubarrones judiciales. Las urbanizaciones no empeoraron, se solucionaron por las simples presiones de los parcelistas (cortando la autopista), con sumario y juicio en 1992, declarado “inocente”. Lo complicado, las deudas en Solares y Patrimonios SA, la sociedad constituida con Antonio de la Rosa Vázquez, el “huido” padre de Javier de la Rosa, al que aún tardaría en conocer. Antonio lucía de Presidente y yo de administrador para la promoción de la hipotética futura urbanización en Montornés. Y para mi sorpresa, amparándome en letras de venta a plazo de muebles y de operaciones a largo plazo por pisos de mis promotoras, con tres tiendas aun funcionando, un bancario directivo del Banco Hispano Americano acepta descontarme efectos (letras, papeles, por dinero). Y falsifiqué pequeñas letras a mansalva.
    Y en un ambiente de cierta “liquidez” y apariencia, me intereso por la liquidación y privatización de RUMASA. Visito, contento por la liberación, a quien me defendió en el Juicio, Gonzalo Quintero Olivares. Sabía por rumores en Madrid, donde fijé mi residencia, que mi abogado en Barcelona llevaba “temas de la privatización de RUMASA”, o sea, “te regalaban una empresa y encima un crédito para tirar adelante”. Demasiado bonito para ser real. Pero lo que parecía estar a la “venta” y “privatización”, solo lo estaba para los “suyos”, y yo evidentemente no lo era. Los años descubrieron que los compradores “amigos de amigos socialistas” no se diferenciaban de mi “situación”, apropiándose del dinero de los créditos y hundiendo o revendiendo “por mucho” las empresas, caso Galerías Preciados (el gran pelotazo de los Boyer con el Cisneros venezolano), o la más cercana Freixenet y las varias cavas de RUMASA en San Sadurní. RUMASA costó no menos de DOS BILLONES al Presupuesto Nacional. Operación la de Freixenet que consolidó la amistad entre mi ex abogado Luis Pascual Estevill y su sustituto Gonzalo Quintero. Luis, después de engañarme y robarme (apropiándose como minutas de las letras por la venta de la discoteca Charly Max, una de las muchas de mis operaciones), si ya se había aliado con mi primer abogado Juan Piqué Vidal para cargarme el mochuelo del Consorcio, ahora lo hacía con su sustituto, y por lo sabido con excelentes resultados, aunque la ruleta le mermara beneficios. “Defenderme contra los socialistas” le creó tres grandes aliados en Barcelona, los propios socialistas de “Serra y Maragall” al que pertenecía Gonzalo, el Grupo, clan o banda “Pujol-Piqué Vidal-De la Rosa” y el “selecto grupito de Inspectores de la corrupta Hacienda de Barcelona”, “técnicos en la privatización”. ¡Casi nada!. De ahí a Juez, miembro de la Academia de Jurisprudencia de Cataluña, vocal del Consejo General del Poder Judicial, y su delegado en Cataluña. ¡La vida es un contrasentido!. Y yo de nuevo en esos años 90 ante los tribunales y la cárcel por Solares y Patrimonios SA… Y Ruiz Mateos entra en prisión… a sus 76 años.
    Y la pequeña noticia del día sobre la detención de Ruiz Mateos (otra de tantas arbitrariedades judiciales) se oscurece ante el gran titular sobre la COCAÍNA. La ciudad y sus lugares de ocio, infinitos, ¡toda Cataluña es un “ocio”, construcción, y fábricas al Este!, inundados de “ala de mosca”. En España se han decomisado 50.000 kilos de cocaína en UN AÑO, superando en consumo y decomisos cualquier país de Europa, y para apaciguar sus “espitosas consecuencias” crece el tráfico de la sedante heroína, y del iniciador hachís, tan del gusto de la gran masa de “progres”, “existencialistas” y “hipis”, elevándolo por los 60 a pura espiritualidad, al tiempo que los “guapos” de la “gauche divine” alardeaban de coca, enriqueciendo a los primeros traficantes, surgidos de las ruinas empresariales. Si dicen los expertos que se decomisa el diez por ciento…con el precio al por mayor a 5.000.000 de pesetas kilo, sin cortar, el valor de lo decomisado alcanza los 250.000 mil millones, por diez, 2.500.000 millones de pesetas, que multiplicados tras cortes y vendido al por menor en sucesivos escalones hasta el papelinero, sumaría la escalofriante cifra de 25.000.000.000 millones, 25 BILLONES, ¡ni yo me lo creo!. El Presupuesto Nacional, ¡una organización jurídica inmensa!, cientos de miles de sociedades “instrumentales” y “negocios tapadera”, operativos grandes canales de blanqueo (con razón España es líder en billetes de 500 €), bufetes con cientos de abogados (Barcelona casi alcanza la mitad de los colegiados en TODA FRANCIA), y una clase político-funcionarial proporcionando estabilidad, y cuanta más ilegalidad más estabilidad y corrupción se necesita. Y Cataluña cumple esas premisas, diría que su infraestructura es perfecta. Con razón JORDI PUJOL GOZABA CON EL ESTRIBILLO “BARÇALONA ES UNA BASA D´OLI”. Y yo, que añadiría de “oli y droga”, en mis años de cárcel nunca conocí a nadie a la altura de tan gran “negocio”.

  4. Rafael del Barco Carreras Says:

    JUAN ECHEVARRÍA PUIG, doctor en Derecho, para los “medios” suegro de LAPORTA, Presidente del Barça, y ahora célebre por Presidente de la MUTUA UNIVERSAL de accidentes de trabajo, presunta gran estafa a la Seguridad Social, ex presidente de la desastrosa FECSA, y en cuanto a mí, VOCAL en el CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, cuando me retienen, en 1980, tres años preventivo.

    Por Rafael del Barco Carreras

    Preguntado por el porqué personajes tan turbios consiguen los cargos más suculentos de Barcelona no sé que contestar. Contesto, pura demagogia, que el mismo sanedrín de siempre sigue en el machito desde que los tanques de Franco entraron por la Diagonal, allá por el 39. Del Movimiento y Falange. Los jóvenes se ríen, pero yo no encuentro otra explicación, aparte de su amistad con Jordi Pujol (es miembro del Consejo Social de la Universidad Pompeu Fabra) o Rodolfo Martín Villa, de los tiempos de jefes del Sindicato Universitario SEU. Otro Gran Cargo, Director General de Correos y Telecomunicaciones y de la Caja Postal de Ahorros, 1975. Una anécdota que por entonces, 1980, fuera vicepresidente del Diario de Barcelona que prometió, a toda página, investigar sobre los 10.000 millones desaparecidos en el Consorcio, y se callara sin investigar.

    Ahora la policía busca en la Mutua, por orden de la Fiscalía Anticorrupción, la documentación de la “Caja B”, la misma que debieron buscar, y no buscaron, cuando en el 92 era consejero de FECSA y pagaron bolsas con 50 millones de pesetas al Juez Luis Pascual Estevill para salvar de la amenaza de cárcel a varios consejos de administración pillados con “dobles contabilidades” y comprando facturas falsas para desgravar IVA. ¿Necesitará una mutua más dinero negro para pagar jueces?. Ni se aclaró entonces lo del dinero negro de la FECSA (con su jefe jurídico Juan Vives Rodríguez de Hinojosa “asociado” al Juez Pascual Estevill), ni se aclararía después el sucio asunto de la especulación con información privilegiada, interviniendo sus hijos, 1996, ya Presidente de la FECSA fusionándose con ENDESA (pequeña sanción de la CNMV). Con grandes abogados en su Consejo resultan sospechosos las decenas de millones pagados a Piqué Vidal por su “defensa” en una de las averías de la Central Nuclear de Vandellós. Y los Echevarría enriqueciéndose, y la eléctrica metida en el pastel de Gran Tibidabo-Port Aventura, con los bosques ardiendo, y este pasado mes, Barcelona a oscuras por las deficientes infraestructuras. “Casos aislados” por la Fiscalía y los fiscales jefes vitalicios Mena y Jiménez Villarejo.

    En mi libro no editado “Barcelona 30 años de corrupción”, consultable en Internet, ni le menciono, pero su nombre viene impreso en los escaneados reportajes editados por el semanal Magazín (de efímera vida en 1980) al dictado de Serra y Maragall, por representante de la patronal Fomento del Trabajo en el Consorcio de la Zona Franca de Antonio de la Rosa. Le achacan que debía conocer el tema, pero sin denunciar ni a él ni a los más de los reales responsables por acción u omisión. Sus biógrafos actuales, en Internet y la prensa escrita, ni citan el CARGO, solo apuntan que fue del PUERTO.

    Forma parte pues de esos figurados 119 que comparando con Marbella debieron ser detenidos. Indiscutiblemente no se presentó al Juez Instructor para declarar que los dos PEQUEÑOS empresarios encarcelados eran ajenos al desfalco, y que el Delegado del Estado Bruna se había incorporado unos cuatro años después de programado e iniciado. Ahora él se defenderá por su nombramiento de Presidente de la Mutua en 2004, a los ¡79 años!, y tendrá razón. Una de dos, o le nombran las pirañas para seguir devorando, o eligen a “un menor” paliando la tostada penal que se les viene encima.

    Las estafas a la Seguridad Social vienen de lejos, y cabe repetir la que viví en el 82 con cuarenta detenidos de los cien empresarios involucrados. Desde mi destino de ordenanza en el pasillo del llamado locutorio de “Jueces” observé el movimiento de abogados de los detenidos (máximo cuatro meses, una nimiedad comparados con mis tres años) Juan Piqué Vidal, Eduardo Soler Fisas (familiar del detenido gerente de Punto Blanco y socio único del bufete de mi entonces por desgracia abogado Luis Pascual Estevill), y alguien, que en esa laxitud ética tan normal en España, simultaneaba el cargo de Inspector de Trabajo y abogado de los acusados por “Trabajo”, el célebre político popular Jorge Fernández Díaz.

    Otro de los sistemas para estafar a la Seguridad Social. Echevarría no inventó los partes por accidentes laborales donde entre informes técnicos, certificados profesionales, y los leguleyos metiendo baza, cualquier parecido con la verdad es pura coincidencia, pero creándose una realidad legal indestructible. Los conocía de siempre, de cuando sus obreros de Motor Ibérica SA, el camión Ebro y La Nissan (en la Zona Franca), se dejaban los dedos en las prensas. A tanto el dedo, el brazo, o la muerte (y la Caja B para el pasteleo correspondiente). Cuentan de su dureza en las luchas contra aquellos sindicatos “libres”, CCOO, antes de que sus jefes cobraran del Sistema. Y lo de facturar a la Seguridad Social es un tema tan manido que todas la Mutuas Catalanas tienen alguna anécdota acabando en agua de borrajas, o a lo sumo un cambio de dirección en centros hospitalarios a favor de los de Pujol antes, y ahora socialistas.

    La primera frase de uno de sus altos ejecutivos es de antología “todo lo hecho ha sido en defensa de nuestros mutualistas”. No añadió “y en beneficio de la Seguridad Social”. Tics soltados por el subconsciente en el descontrol del miedo a lo que pueda suceder. Por ahora sin detenidos (en Cartagena, 56 por estafar a la SS). 150.000 empresas mutualistas, casi 1.000 millones de euros de “cuotas”, 2.600 entre empleados y profesionales, 138 millones de euros de beneficios (una perita en dulce), y con un millón y medio de obreros asegurados, es demasiado para meter mano “sin matices”. La Patronal de las Mutuas denunció los destinos de dinero para inversiones interesadas por los altos ejecutivos, ajenas al mutualismo laboral, pero invertir en bolsa, o fuera de ella, no es delito, otro si, que distorsione los conceptos pervirtiendo el fin de la entidad.

    Echevarría sabe del “club de los De la Rosa” (alternando negocios y enfrentamientos según los biógrafos del financiero), pero él, triunfador superviviente, no contará nada, 82 años le impermeabilizan. Sus hijos, ricos, de la más refinada pijería local, y aficionados a las trasnochadas manifestaciones BRAZO EN ALTO y LA MANO ABIERTA, para lo que se trasladaban a Madrid por mal visto en Barcelona. Tan mal que LAPORTA, por presión mediática a la filiación en la FUNDACIÓN FRANCISCO FRANCO, cesa a regañadientes a su cuñado, al tiempo que otro hermano TIENE OFICINA para “tráfico de influencias” con Josep Pujol, hijo de JORDI PUJOL

  5. Rafael del Barco Carreras Says:

    EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON ALFONSO HERNÁNDEZ PARDO

    Cuando en 1977 se aprueba la Constitución es Presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Barcelona. Y cuando en 1980 se denuncia el caso CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, el Gobierno Suárez ya lo ha nombrado PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA. Más sutilezas y derivaciones paralelas.

    Por Rafael del Barco Carreras

    Si otros ya se manifestaban “demócratas”, o progresista, Eladio Escusol Barra (fiscal del caso), él se mantenía furibundo franquista. Sin aparente sintonía con otro de los miembros del Especial Tribunal que juzgará el caso, José Luis Barrera Cogollos (en cuya toma de posesión de Presidente de la Audiencia en el 2000 se elogia que en su época franquista se atreviera a clamar por los Derechos Humanos, e incomprensible la reelección en el 2005 cuando la Audiencia es un caos, los grandes casos con media de diez años hasta los juicios, y el 30% de bajas laborales según un estudio de la nueva Generalitat de izquierdas) o Adolfo Fernández Oubiña (“contratado” por el Bufete Piqué Vidal, y cuya vida y milagros merece un libro aparte). El futuro demostrará su especial talante, expedientados los dos, Barrera pasará a lo Civil, y Oubiña de Presidente de la Sección Primera a de nuevo juez de instrucción.

    Don Alfonso, hombre de boina, pero su mujer luciendo brillantes en un Premio Planeta junto a Luis Pascual Estevill (por desgracia mi abogado). Otro letrado, en el colmo del cinismo, me espetó que por suerte para mí Don Alfonso me condenó solo a los dos años, diez meses y veintiún día pasados en prisión de los doce pedidos por Fiscalía, Ayuntamiento y Consorcio, pero yo nunca he sufrido el síndrome de Estocolmo, y desde entonces le he maldecido todos los días de mi vida, aunque nunca se me ocurrió el disparate de otra de sus víctimas que pistola en mano entró en el Palacio de Justicia dispuesto a matarlo. Lo abatieron antes de perderse por los tétricos pasillos.

    A mi entender fue de los “duros” nombrados por Adolfo Suárez para mantener el ¨Orden”. Si el orden franquista como el de siglos del Imperio se basaba en Capitanía General, Virreinato, con el Ejército y sus ramificaciones Guardia Civil y Policía Nacional, la Audiencia formaba el segundo gran pilar institucional. El pilar de eso que Franco y los suyos definían el “Estado de Derecho”, donde la pirámide fascista del “ordeno y mando” funcionaba a la perfección. Los juicios se predeterminaban, los bienes se asignaban, y todo parecido con “Justicia” una burla. El Régimen lo abarcaba todo. Y si en lo Civil el Registro de la Propiedad nos descubriría sagas familiares acumulando fortunas (a pesar de los sueldos de miseria), en lo Penal, la Policía y Guardia Civil con sus torturas, y el “hábilmente interrogado”, decidían los sumarios y sus señorías firmaban las sentencias en juicios no más largos e inteligibles que una misa en latín.

    Estrasburgo definiría la Audiencia de Barcelona revolcando los casos clave de aquella época, los asesinatos del ex alcalde franquista Viola, o del poderoso industrial Bultó, el incendio de la discoteca Escala, o la represión contra los alocados “rojos”. Sin olvidar los muertos en la Modelo entre los motines de 1977 y la represión hasta 1983. El Poder Absoluto degenera a quien lo ejerce. El “dolo” (voluntad de delinquir) no existía, el “desacato” mantenía firmes a cualquier, ya fuera abogados, testigos o culpables, los fiscales obedientes al Mando, y la SALA determinaba con su SOBERANÍA las pruebas que sustentarían el fallo (habitual que en los pasillos esperaran “testigos” profesionales a tanto la declaración), y la segunda instancia, pilar de la Justicia Democrática y obligada por la Carta de Derechos Humanos de la ONU firmada por España, no existía, pues el recurso al Supremo solo determinaría si el procedimiento se ajustaba a derecho, sin valorar las pruebas convertidas por la Sala en parte de su infalibilidad papal, y siempre se ajustaba, a menos que un “mando superior” entorpeciera el procedimiento.

    Y Hernández Pardo, un fingido fanático de la divina procedencia del Poder, y cuando él solo debía mantener la maquinaria en funcionamiento (ya no juzgaba por Presidente de la Audiencia) se atribuye un caso “goloso”, el CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, para él solo, quitándoselo al juez legal y natural, el Presidente de la Sección Primera, Manuel Derqui Valbuena, como si la Constitución no existiera. Actuando a lo virrey se saca de la manga disposiciones del pasado siglo (referentes a sustituciones accidentales) y constituye una Sala para ese solo caso, y el “órgano colegiado” se convierte durante dos años en bicéfalo, firmando al mismo tiempo con dos composiciones. ¿Porqué?. Dinero, mucho dinero, aunque no era el caso más suculento del momento, 1.200 millones denunciados. La punta del iceberg, por debajo muchos miles de millones a mano, con el Banco Garriga Nogués y Javier de la Rosa Martí (y tras él el primer banco nacional, el Banesto, todo el franquismo de entonces y la Caixa…con su enorme Caja B, dinero negro). Sin olvidar que quien le nombra Presidente, el Gobierno Suárez, también está presente en el caso a través del Consorcio, y los suyos en Barcelona recibiendo créditos del Banco. Si los acusadores, Serra y Maragall con su abogado Rafael Jiménez de Parga (que también lo era de Banesto) ya lo habían descubierto, y hasta el instructor Ezequiel Miranda de Dios vivía en un hermoso piso del abogado de los De la Rosa, Juan Piqué Vidal (abogado también de JORDI PUJOL), el caso merecía su personal control, demostrando que el orden jerárquico franquista se hallaba por encima de la Constitución, y que el Presidente de una Sala (en teoría propietario de la plaza desde su nombramiento impreso en el BOE) era un simple muñeco de quita y pon. Y no solo se reservó el caso sino que nombró un Juez Especial, José Álvarez Martínez, para cerrar las peligrosas investigaciones que decretara Miranda de Dios ante mi insistencia. Y aquí, todos los abogados contestándome “se recurre al Supremo, al Constitucional…”, entre cretinos anda el juego… ya matizaré.

    Con los años, considerando que Don Alfonso presidía la Junta Electoral Provincial de Barcelona, y en 1980 JORDI PUJOL desbanca a los alocados “rojos” con ganas de poner patas arriba todas las instituciones y máxime la Audiencia (sede de represión), imaginé la mano divina, no en vano, por encima de la LEY, obedecían al “Dios, Patria y Rey”. Si la alcaldía cayó en buenas manos, Narcís Serra del clan Samarach, y después Pascual Maragall del de Porcioles, olvidando el marxismo propio de los “hijos de papá” contestatarios, la incipiente y peligrosa Generalitat de Tarradellas, con vocación de Estado, es decir, de tragarse la Audiencia, debía librarse de rojos foráneos e incontrolados. Evidente que ante la izquierda furibunda y catalanistas nunca ganarían los corruptos de la Derecha Clásica, tipo Eduardo Bueno, el “bueno para Cataluña” (hombre de Banesto y por tanto de De la Rosa). Debía pues facilitarse la victoria a un banquero, que habría olvidado tres años de cárcel tras quince de ganar dinero con el franquismo, y de familia de “derechas de toda la vida”, o sea, fieles al Régimen. Un flautista para esa Cataluña de los sueños de un millón de catalanistas. Y ganó Pujol, y la Audiencia seguiría un largo camino sin ingerencias “rojas”, con tiempo para domesticar a las “ordas” a base de sueldos y chollos, y consolidar cargos, retiros y fortunas. Murió como su adorado Dictador, en la cama.

    Ver detalles en http://www.elconsorcio.net

  6. Rafael del Barco Carreras Says:

    HACE QUINCE AÑOS…LAS OLIMPÍADAS…

    Por Rafael del Barco Carreras

    Llovió tan ilimitado dinero sobre la ciudad que se palió, CASI, la catástrofe de PORCIOLES y el franquismo, surgiendo de nuevo la Barcelona de la burguesía de entre siglos. Pero apareciendo las prácticas constructoras habituales, el recorte de cemento y calidades, visibles en la Ciudad Olímpica antes de “entregada la obra”. Derrumbes, grietas, manchones de salitre, alturas que no permiten el tránsito de camiones ¡en el puerto!, y drenajes deficientes con sus inundaciones. Tras el gran precedente de lo achacado a la “aluminosis” (miles de pisos del franquismo apuntalados y derruidos), surge la simple “falta de cemento”, la chapuza, y se hunde el Carmelo donde en teoría estudios y métodos eran perfectos, se descubre que los presupuestos de mantenimiento no se han invertido donde debían o desaparecido, y los trenes, la electricidad, o el aeropuerto, carreteras (el terrible Eix Transversal), y las autopistas se colapsan recién inaugurados. Hasta las sofisticadas técnicas israelitas de las nuevas cárceles no funcionan, suministradas por un amigo de los Pujol. ¡Y ninguna detención, faltaría más!. Como con el 3% o 20%, la corrupción “técnica” está perfectamente institucionalizada. El “seny catalá” que tan hermosas fachadas supo diseñar se transforma en pura delictiva avaricia cuando aplica presupuestos. Interpelaciones en Parlament y el Parlamento de la Nación, y LA VERDAD, las muchas verdades de tanto desastre, no se sabrán nunca, JAMÁS, porque abarcan todo el panorama de “técnicos”, funcionarios, políticos de derecha o izquierda, amigos o enemigos, grandes constructoras y subcontratistas, con su gran o pequeña mordida de dinero negro. De nuevo Magdalena Álvarez Arza defenderá la Gran Corrupción barcelonesa, al igual que por los 80 con su Jefe Josep Borrell OCULTÓ Y NO DENUNCIÓ (y encima pasados los años justificó su silencio en la prensa) a sus amigos el Delegado de Hacienda e inspectores. Gestos, papeles, cifras, porcentajes, el “nosotros esto y lo otro” y el consabido “vosotros tenéis la culpa”. Más la música del eterno AVE, su Sagrada Familia, los alcaldes, los geólogos, las asociaciones de vecinos, los ecologistas y su ecosistema, los sindicatos y sus huelgas, y hasta los chorizos arramblando el cobre. A por subvenciones y presupuestos, ¡que paga Madrid!. Todos contra el AVE, y contra su tardanza.
    Ya Milá quiso detener la Pedrera de Gaudí pero su mujer amaba más el arte que el dinero, y a su pesar, el hermosísimo monumento ha resultado más caro de mantener que una catedral gótica. La piedra no es la adecuada.
    Yo presté poca atención a las Olimpíadas. Un juicio, por una urbanización en el que me declararon inocente, me retuvo dos meses en la cárcel de Gerona. Una terrible estancia en una celda con cinco gitanos y su guitarra. Pero fue peor el trato con la sicóloga, castigándome con cambio de módulo (la diferencia, cuatro o seis por celda, dos literas de tres con medio metro de separación) por no cumplir un baremo de “actividades” que el propio verano por vacaciones de los funcionarios y “técnicos” convertía en imposible. Y se me ocurrió escribir mi primera novela: “LOS 10…, 100…, y 500.000 MILLONES DE PTLOS. DE LA ROSA”, con más disgustos que un cambio de módulo. Los grandes triunfadores olímpicos, Samaranch, Pujol, Serra, Maragall, o los segundos en el podium, que en mi ingenuidad creía se derrumbaban, De la Rosa, Piqué Vidal, Pascual Estevill, me demostrarían como se aplasta una mosca cojonera.
    A nadie le hizo maldita la gracia las aventuras amorosas del sesentón Antonio de la Rosa con el “je t´aime Antoine”, susurrado al oído, bailando en el Sporting de Montecarlo con una preciosa francesa que le traía de cabeza, pero que aquella noche le negó la entrada a su camarote. Estrategia femenina. O la desesperada reacción ante su despedida invitando al yate al anochecer a tres prostitutas “para él solo”. Por si alguno de sus multimillonarios descendientes se queja, tengo las fotografías (unas sospechosas fotos que ni de lejos inspiré). Tras también despedirme (aquello era inaguantable), pasado el tiempo supe que al día siguiente apareció el hijo Javier y familia, fraguándose el desastre que se me avecinaba (la propia francesa declararía contra mí en el juicio, sin nada concreto, suponiendo engaños y orgías). Y menos gracia anunciar la que sería la próxima gran estafa del club De la Rosa – Piqué Vidal, al que yo añadía Pujol, único personaje sin seudónimo, Gran Tibidabo – Port Aventura.
    Mi abogado, Rucabado, fallecido el día antes de mi primer permiso, después de negadas una decena de peticiones faltándome unos escasos meses para entrar en “condicional” y hasta la libertad total, fue cáustico, “te has divertido pero lo estás pagando caro, y lo pagarás más”. Lo de escribir solo es rentable si se elogia al Poder, y la Gran Corrupción demasiado poderosa para lanzarse lanza en ristre a lo quijote contra los molinos. Pero a mí aquellos molinos me jodieron la vida, y entre aquellas paredes me pareció la mejor de las ocupaciones embestir a quien con los años se ha demostrado eran las más retorcidas y amorales mentes de la Gran Barcelona.
    La novela no tuvo ninguna resonancia, aunque varías publicaciones, entre ellas El País, le dedicaran unas líneas. El País se portó bien, imprimió mi nombre, aun haciéndome secretario de Antonio de la Rosa. En otras referencias, solo “un preso” en pleno ataque vengativo. La distribuyeron por toda España, por la intervención del grupo Z (Interviú y el Periódico) de Antonio Asensio, cabreado por doscientos millones estafados por su financiero de los 80, pero reaccionaron a tiempo de detener la venta y a las órdenes de Maciá Alavedra, consellé de la Generalitat, se retiró de muchas librerías, hasta amenazando a la distribuidora, que contestaba “agotada la edición” a pesar de que años después comprobé una gran existencia de libros, cubiertos de polvo, en un almacén de San Boi de Llobregat.
    Y Pujol ganó más elecciones, y los BILLONES de la Gran Corrupción se “coronaron”, en argot del narcotráfico, con la operación TACOS (consultar Internet). La detención de Piqué Vidal y sus hombres de paja, administradores de sus sociedades “ful”, instrumentales, dicen. Miles de “instrumentales”. El 26-5-2006. Solo unas horas, acusado de blanqueo. 2.000 kilos de cocaína, valor en la ciudad, 10.000 mil millones de las antiguas pesetas, y que generarían en toda Europa, mezclados y en papelinas, varias decenas de miles de millones, y un reguero de degenerados y muertos. No es la primera vez que en diligencias se mezcla su nombre, siempre en operaciones de gran calado, ni supuestamente la única operación. Se le detiene por orden del Juzgado n. 4 de la Audiencia Nacional, y las noticias, dicen, han intervenido Policía y Guardia Civil, pero con la insistencia de la DEA norteamericana. En Barcelona “tabú”, tras casi cincuenta años dedicados a la Gran Corrupción (con un bufete de hasta cien abogados y varios pequeños bufetes de apoyo). Tanto es así que cuatro meses después entra a cumplir la condena de siete años por extorsión y los “técnicos penitenciarios” de la Generalitat le sueltan a los dos meses. Será por librar de la cárcel al gran Pujol, y además por contribuir al PIB local. ¡Que gentuza!. Para rematar…me cayeron encima tres denuncias falsas y otras menudencias, que ya contaré. ¡Y ni de lejos soy la única víctima!, que cuanto más escribo, ahora en Internet, sin que nadie apague mis ordenadores, más descubro.
    Han pasado quince años de la llama olímpica, y los grandes casos siguen pendientes, Hacienda con Núñez y el delegado Huguet, con De la Rosa…Gran Tibidabo…¿tendrá algo que ver en los retrasos el Presidente de la Audiencia Barrera Cogollos, amigo y compañero de Sala de Fernández Oubiña, íntimo de Piqué Vidal y Javier de la Rosa, con quien tanto departió en el oscuro rincón de la coctelería Ideal?.
    Para detalles http://www.lagrancorrupcion.com

  7. Rafael del Barco Carreras Says:

    RAFAEL JIMÉNEZ DE PARGA Y NARCÍS SERRA, desde 1979 al 2007.

    Y se anuncia el juicio por la Operación Malaya que durará UN AÑO…lo nunca visto en BARCELONA…

    Por Rafael del Barco Carreras

    La vida continúa, la cabra tira al monte, y Narsís sigue trasteando con sus amigos de siempre. LA AMIGOCRACIA. Si no pudo alcanzar la presidencia de la gran CAIXA, a pesar de su intimidad con los ex Samaranch y Vilarrasau, se contenta por el momento con la segunda de Cataluña, la Caixa de Cataluña.

    Al tiempo, Luis Toribio, ajeno al subterráneo mundo de la política y el dinero en Cataluña, un ingeniero y gran quijote metido en Internet, entre el 2000 y 2002, antes de que en el 2005 Narcís forzara su presidencia (ya era consejero de Telefónica), tropezó con una estafa con varias cajas y directivos involucrados, cuya magnitud, ni siquiera existencia, transcendió. Si se descuida y no incluye el caso en sus jugadas digitales se encuentra que de informador se convierte en acusado (ver http://www.legitimidad.es). Se anticipó a la afición que los “clubs de altos funcionarios y sus íntimos bufetes” tienen a endosar a cualquier despistado sus desfalcos. Les sorprendió el terrible Internet anticipándose a sus jugadas clásicas, dentro de un gran mundo corrupto e impune, crear y esconder información. Ellos convencidos, como los grandes modistos de crear la moda, o sea, LA VERDAD, con firma de juez incluida. Ya en el Instituto Bancario, 1958, nos insistían que los controles internos se conciben más por temor a los empleados y directivos infieles que a los estafadores foráneos, pero los altos ejecutivos son los únicos que pueden burlar esos controles.

    Para mi historia enlazando los personajes emergentes y triunfantes en 1980, cuando para financiarse me retienen en prisión tres años sin juicio, esa posible estafa no incidía, y por lo sabido ni siquiera entraba en las grandes cifras a que nos tienen acostumbrados, pero lo curioso es que actuaba de abogado de la Caixa de Cataluña en el 2002, el Bufete Jiménez de Parga.

    Que un ente público, la Caixa de Cataluña, recurra a un abogado en entredicho por ¡nada menos! actuar al alimón con el juez Luis Pascual Estevill en el negocio del chantaje y extorsión, es el reflejo de extraños maridajes entre instituciones y bufetes, y de estos con jueces, ¿Para qué necesita una entidad bancaria pública un abogado fuera de su sección de asesoría jurídica?. El presidente, tío de Narcís, su antecesor, Serra Ramoneda, sabía perfectamente las truculencias y métodos de Jiménez de Parga con el grupo gansteril “De la Rosa-Piqué Vidal-Pascual Estevill”. 1980 al 83, acusador en el Consorcio, 84 en el equipo de defensa de Jordi Pujol por Banca Catalana, en el 85 Juez de Arbitraje salvando a Javier de la Rosa por el desfalco del Banco Garriga Nogués, después vendrán las alianzas con el Juez Pascual Estevill, y siempre con PIQUÉ VIDAL de denominador común (el ROCA MARBELLÍ). ¡Conocido y largo currículum!. Y Narsís Serra sigue el maridaje. El Supremo, ¡que diga lo que quiera!, obligando a la Audiencia de Barcelona a procesarle por extorsionador, que la entidad seguirá confiando en los Jiménez de Parga. Pero no solo la Caixa de Cataluña contrataba y contrata abogados “sospechosos”, el propio Ayuntamiento, sin concurso público, premia al bufete montado ex profeso por los dos únicos socios de profesión que el juez Pascual Estevill tuvo ejerciendo de abogado hasta que a sus 50 y pico la “vocación” o la “depredación” le lanza a la judicatura, Guerau Ruiz Pena y Eduardo Soler Fisas, y los ficha Clos, sucesor de Serra y Maragall. Y repito e insisto, unos y otros siguen, con Guerau Ruiz Pena de LIQUIDADOR DEL FORUM (otro insondable pozo), y recién nombrado vocal del CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA. ¿No les suena a la Operación Malaya en cuanto a abogados y políticos pero sin personajes de pandereta?.

    Si en el Franquismo decide el Gobernador Militar, el Civil, o Madrid, desde la Transición el Poder Judicial se reparte entre Presidentes de la Audiencia, Fiscales Jefes Vitalicios y tres GRANDES BUFETES, y un AÑO DE JUICIO demasiada audiencia pública. Se pacta, “caso aislado”, y con unos días MÁXIMO, cualquier tema, por los millones que conlleve, SOLUCIONADO. Inmensos sumarios, despachados en tres días de juicio, o con decenas de años sin juzgar.

    Los dos, Narcís y Rafael, triunfan jóvenes, tras brillantes estudios según sus biógrafos, todos pagados, pero les une más la falta de escrúpulos que las matrículas de honor y doctorados. El joven Narcis crea su consulting con Roca Junyent para explotar su empleo en la Diputación de Samaranch, y Jiménez de Parga simultanea clientes e intereses contrapuestos, Ayuntamiento, Banesto y Javier de la Rosa.

    Que el Bufete Jiménez de Parga, propiedad de los hermanos Manuel y Rafael (50 letrados), siga en el 2007 con su cliente CAIXA DE CATALUÑA, dirigida por su Presidente Narcís Serra, deviene de lo que yo llamo el segundo desfalco utilizando el del Consorcio de los De la Rosa, padre e hijo. La consolidación de la Gran Corrupción que amalgamará a todos los triunfantes de la Ciudad de entonces y durante treinta años. UN MÍNIMO DE UN BILLÓN DE PESETAS, solo en una de las vertientes de la Gran Corrupción, Javier de la Rosa. Los 120 millones de EUROS que le atribuye el Juez Torres a ROCA, con ser un buen botín, no alcanzan uno de los varios juicios contra De la Rosa.

    Jiménez de Parga, insistiría en los 80 y durante tres años, “El señor Del Barco lo único que pretende es magnificar el caso para obtener la libertad con fianza”. Otra frase escapada de su impunidad y de su exacto conocimiento de la implicación de sus también clientes. Siempre me he preguntado cuanto le pagaría en minutas el Ayuntamiento y cuanto ganó por salvar a los De la Rosa, padre e hijo, y toda la siciliana familia. Y no entro en el hecho de que su socio y hermano fuera ministro del Gobierno que acusa a través del delegado del Estado, y la propia fiscalía.

    Y con el ya ex alcalde alcanzando la Vicepresidencia del Gobierno seguirán haciendo tan buenas migas que se le encuentra defendiendo intereses que hasta a su otro cliente los Godó de la Vanguardia le extrañarán, debatiéndose con espías y sus grabaciones en las oficinas del célebre periódico, lanzados a por las televisiones privadas y los pactos pertinentes.

    Hasta aquí lo sabido que en cualquier país civilizado le retirarían la “licencia” para ejercer la abogacía. Ya él y sus amigos, cuando por los 80 dominaban el Colegio de Abogados, expulsaron a Carlos Obregón por el caso SIRSA (defensor de los obreros contra el todopoderoso entonces Javier de la Rosa) iniquidad y vileza que la Audiencia de Barcelona enderezó.

    Tan cuestionable como la propia Presidencia de la Caixa de Cataluña, con un retorcido individuo, rasputín de la política, obligado a dimitir de Vicepresidente del Gobierno por emplear sistemas mafiosos de escucha hasta al propio Rey, compartiendo afición con su querido enemigo Javier de la Rosa, que gravaba a tantos y tanto que todo su entorno explotó. Y si alguien se pregunta para qué gravaban…pues para chantajear, extorsionar o dominar a quien convierten en su enemigo para hacerse con su empresa, bienes o “poder político”.

    Más detalles en http://www.elconsorcio.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: